5 actitudes que aterran a los reclutadores

0

Conseguir el trabajo de tus sueños no es fácil, pero puede ser menos complicado si conoces algunos trucos sobre como comportarte durante el proceso de selección para evitar errores garrafales.

A continuación señalamos las actitudes negativas que pueden desagradar a los reclutadores y complicar tu oportunidad de ser contratado. Revísalas:

1. Falta de preparación y de interés

Para actuar bien en un proceso de selección, principalmente durante la etapa de entrevistas, necesitas tener una buena comprensión del negocio de la empresa. Es por eso que es tan importante realizar una investigación sobre la historia de la compañía, sus productos y servicios y el mercado en el cual actúa.

Entender esos puntos hará que estés preparado para responder preguntas que probarán tu compromiso, demostrando tu interés real en trabajar ahí.

2. Mentir

Agregar datos o simplemente mentir al hablar sobre tu experiencia y habilidades puede ensuciar tu imagen en la empresa, y hasta en el mercado. Cuenta tu trayectoria profesional con sinceridad y ejemplifica algunos puntos con historias que realmente sucedieron. Recuerda que la verdad siempre sale a la luz y puedes acabar en una prueba donde tendrás que demostrar todo lo que afirmas.

3. Insistir en el mismo discurso

Existen discursos frecuentes que, casi todos, los candidatos le dicen al reclutador, como: “mi mayor defecto es ser perfeccionista”, “quiero trabajar aquí porque creo en lo que hacen”, “adoro trabajar en equipo”.

No necesariamente están mal esas respuestas, pero es seguro que el de Recursos Humanos ya las habrá escuchado miles de veces. En lugar de repetir algo que ya ha escuchado de otras personas, intenta ser más original y comunica cosas que realmente representen al profesional que eres, tus aspiraciones y tu estilo de trabajo.

4. Tener un comportamiento inadecuado

Ten cuidado con la forma en la que te comportas durante el proceso de selección. Además de las habilidades y experiencia profesional que posees, tu comportamiento también será tomado en cuenta a la hora de evaluar tu perfil.

Intenta alinear tu comportamiento con el estilo de la empresa, piensa en la forma como ella se comunica con sus trabajadores y en el tipo de personas que trabajan ahí. Demostrar que eres afín a la forma de trabajar de la compañía deseada aumentará tus oportunidades de ser contratado. Pero ten cuidado: no por el hecho de que la empresa mantiene un ambiente relajado puedes hablar de cualquier cosa en la entrevista. Aunque tus entrevistadores te transmitan comodidad, todavía es una conversación formal y profesional, por lo tanto, evita bromas fuera de lugar o historias muy personales.

5. Hablar mal de tu antigua empresa

Hacer comentarios negativos sobre tu antigua empresa puede hacerte quedar mal. Eso no significa que tengas prohibido hacer críticas sobre tus empleadores pasados, pero es necesario tener cuidado para que sean comentarios constructivos y no infantiles.

Recuerda que el reclutador no está ahí para que te desahogues: al preguntar sobre tu trabajo anterior probablemente quiere entender cuáles fueron las cosas positivas y negativas de tu última experiencia y cómo pueden influir en ese momento en una nueva empresa.


¿Te gustó? Dale like a nuestra página de Facebook para que no te pierdas ninguna de las actualizaciones de nuestro blog. ¡Aquí encontrarás contenido que te ayudará a crecer profesionalmente, encontrar tu trabajo ideal y a amar los lunes!

Comments

comentarios

Compartir.