Cómo “venderte” en una entrevista de trabajo

0

Impresionar positivamente a un reclutador va más allá de la buena experiencia profesional en tu currículum: existen prácticas que pueden acercarte al trabajo deseado, como saberte “vender” durante una entrevista.

Saber venderte en una entrevista significa saber cómo destacar tus puntos positivos y experiencias clave que brillarán a los ojos del reclutador. Pero no olvides: eso es diferente a hacerte propaganda. Revisa nuestras recomendaciones:

Trabaja la autoconfianza

Piensa en la siguiente situación: una persona intenta venderte algo, pero percibes que no tiene tanta confianza en el producto. ¿Tú comprarías la mercancía? Esa analogía puede parecer extraña, pero esa misma lógica se aplica en la relación entre un reclutador y un candidato.

El reclutador no creerá en tus capacidades y ni en tu potencial si tú no demuestras seguridad en lo que estás diciendo. Trabajar la autoconfianza es fundamental. Debes estar seguro de estar preparado para el trabajo en cuestión, y mostrarte dispuesto a desarrollar las habilidades que te faltan, en caso de ser necesario.

Además de eso, debes practicar para la entrevista. Investiga sobre la empresa, lee cuidadosamente las especificaciones de la vacante y simula situaciones en las que podrías sentirte incómodo. Eso te dejará más tranquilo a la hora de la verdad.

Entiende lo que el reclutador quiere oír

Aunque existan otros factores que deben considerarse, un reclutador siempre buscará a las personas más alineadas con todo lo que fue especificado en la descripción de la vacante.

Por eso, al ser cuestionado, recuerda cuáles son las competencias requeridas para ese puesto, así como el perfil profesional exigido y la cultura empresarial, misión y valores de la empresa. Destaca todo lo que tienes y que te haga ser perfecto para esa oportunidad.

Está claro que no se puede prever todo lo que pasará en una entrevista de trabajo, pero existen herramientas para ayudarte. Por ejemplo, en Love Mondays hay miles de testimonios de profesionistas de todo México sobre entrevistas de trabajo (incluyendo nivel de dificultad, grado de satisfacción y las preguntas que hicieron) de más de 160 mil empresas.

Ese tipo de información será útil para que ajustes tu discurso sobre ti y a la hora de responder las preguntas más delicadas.

Controla la modestia

A diferencia de la etapa de revisión de CVs, en la entrevista de trabajo tienes la oportunidad de mostrar quién eres realmente y por qué tu perfil profesional es el más adecuado para la vacante.

Si existe un momento para ser modesto en la vida, con seguridad no es en la entrevista de trabajo. Necesitas saber reconocer cuáles son tus principales atributos profesionales (especialmente aquellos que más se adecuen a la vacante) y resaltar esos puntos durante la conversación con el reclutador.

Es hora de hablar sobre el proyecto que realizaste en la otra empresa, ideas que fueron tuyas y que dieron buenos resultados y contar casos que presentan números positivos en tus últimos trabajos.

Ilustra tus cualidades con ejemplos reales

Saber venderse no significa decir “yo soy muy competente” y otras frases para enaltecerte. Sí debes destacar tus habilidades y cualidades, pero siempre usa ejemplos reales para demostrarlo y con cuidado de no parecer arrogante.

Por ejemplo, si sientes que posees una habilidad natural para asumir posiciones de liderazgo, habla sobre un momento en el que esa responsabilidad fue tuya y cómo fue tu desempeñó dentro de ese papel.

Enfocarte en habilidades y competencias complementarias hará que el reclutador deposite confianza en tu discurso y se de cuenta de que eres un profesional completo.

Sé cuidadoso con tu lenguaje

La forma en la que te comunicas es crucial para tu credibilidad, por eso es importante preocuparte por tu lenguaje corporal y las palabras que escoges. Mantén una posición recta cuando te sientes, sostén el contacto visual con el entrevistador y evita manías durante la conversación.

Además de eso, evita palabras en doble sentido y expresiones que pueden dejar una impresión de inmadurez. Un buen consejo para practicar es simular una entrevista y grabarla para que puedas hacer un ejercicio de autoanálisis.

Comments

comentarios

Compartir.