El emprendedor no tiene edad: Conoce cuatro niños que comenzaron muy temprano

0

Cuando eras pequeño seguramente soñaste con tener varias profesiones, jugaste a ser bombero, profesor, artista, sin importar lo qué fuera, te enfocaste mucho en esa profesión, soñaste en grande, creaste escenarios, clientes, espectadores o pacientes. Probablemente cambiaste de idea antes de poder realizar alguno de esos sueños, pero, ¿y cuando el sueño de un niño se vuelve realidad y se realiza antes de ser un adulto? Para algunos pequeños su sueño es hacer la diferencia en el mundo, tener una empresa o crear cosas que nadie había pensado.

Hoy Love Mondays te hablará sobre eso, te vamos a contar sobre niños que consiguieron convertir sus ideas en emprendimientos exitosos.

Biel Baum

Al ver que su mamá cuidaba personas con enfermedades renales, Biel, a los cuatro años, tuvo la necesidad de ayudar a esas personas, sabía que iba a tardar mucho para hacerlo si esperaba hasta ser médico o bombero, entonces decidió trabajar, se volvió vegetariano y hoy, a los 12 años, conduce el programa Arte e Cozinha donde comparte varias recetas saludables, también da presentaciones y cursos en todo el mundo.

Él tiene proyectos a futuro como: crear un menu infantil para los restaurantes, preocupado por la alimentación saludable de los niños, en su conferencia de TED, dice que “ningún niño merece comer nuggets, papás fritas y espagueti a la boloñesa”. Algunas características de Biel, como la curiosidad y la productividad, hicieron que consiguiera ayudar a solucionar un problema que veía. Cuando crecemos, tal vez perdemos un poco ese lado que sueña resolver los grandes problemas, pero no podemos deshacernos de esa característica.

Leanna Archer

La pequeña Leanna, a la edad de ocho años, tuvo la idea de fabricar productos capilares. Después de recibir elogios por su cabello, gracias a los productos que hizo con la receta secreta de su abuela, decidió repartir muestras gratis a su familia y amigos. A ellos les gustaron tanto sus productos que pidieron que se los vendiera.

Usando la creatividad para desarrollar nuevas fórmulas en su sótano, ella consiguió expandir el negocio y conseguir ocho colaboradores después de más de ocho años. Actualmente Leanna, de 19 años, produce productos orgánicos como shampoos, cremas y acondicionadores hechos de aceite de aguacate, jamaica, almendras y quinoa. La compañía Leanna’s Inc obtiene ganancias de 500 mil dólares al año.

Moziah Bridges

El fashionista y visionário Moziah, a la edad de nueve años, encontró una oportunidad en el mercado de corbatas de moño mientras buscaba un modelo que le agradara. Le pidió a su abuela que le enseñara a hacer sus corbatas, y a los pocos meses él ya había creado una colección de ellas.

De boca en boca el niño comenzó a tener pedidos a través de Facebook, y conforme la demanda iba en aumento más personas de la familia ayudaban a confeccionarlas, como la mamá, la abuela y otros familiares. A los 13 años consiguió al emprendedor Daymond John como su mentor, una tienda online, distribución en diversas tiendas de Estados Unidos, emplear un equipo con cinco profesionales y facturar 150 mil dólares al año.

Fraser Doherty

Fraser afirma que deseaba abrir su propio negocio desde los ocho años, pero fue a los 14 años que vio una oportunidad en algo que estaba en su vida familiar, el muchacho se interesó en las recetas de mermelada de su abuela y le pidió que le enseñara. Al principio las vendió a sus vecinos y al poco tiempo en algunos mercados locales. Con la curiosidad y las ganas de producir un producto mejor, investigó como producir mermeladas de fruta 100% natural y creó la marca “SuperJam”.

Después de participar en un evento de negocios, con posibles inversores, expuso sus ideas a una gran red de supermercados en Reino Unido, con quien hizo una alianza y perfeccionó el proyecto. Un año después, las mermeladas eran vendidas en toda la red de supermercados.

Comments

comentarios

Compartir.