Guía para hacer el currículum ideal

0

Tener un currículum bien estructurado es un factor determinante para participar en procesos selectivos, en cualquier momento de la carrera.

Probablemente conoces los principales puntos de atención para tener un buen CV, como es la corrección gramatical y la claridad de la información. Sin embargo, aun dominando esos aspectos, existen otros que determinan si el currículum es poderoso o no.

Por eso, creamos una guía para que puedas mejorar tu currículum y ser más atractivo para los reclutadores. Sigue leyendo:

Piensa en como funcionan las cosas en el sector en el que trabajas

Debes comenzar por lo más básico, observando el sector en el que actúas desde una perspectiva general. Lo que debes cuestionar es si tu currículum está alineado con lo que se espera de un profesional de esa área en aspectos como formato y estilo, texto, información personal, descripciones de experiencias laborales y formación.

Haz una investigación con otros profesionales y evalúa si el sector en el que estás exige un curriculum tradicional o si existe la oportunidad (o la necesidad) de ser más creativo. Verifica también si es necesario incluir algún dato primordial, como por ejemplo tu disponibilidad de realizar viajes de trabajo.

Toda profesión y sector tiene sus especificaciones y el reclutador las buscará cuando lea tu currículum. Por eso no ahorres tiempo para pensar sobre lo que tu área demanda. Eso guiará todo el proceso de creación de un CV poderoso.

Reflexiona sobre el estilo de la empresa en la cual pretendes postularte

Además de las cualidades profesionales, las compañías buscan personas que combinen con la cultura empresarial, estilo de trabajo, ambiente, valores y misión de la empresa. Desde la perspectiva del reclutador, llevar a cabo eso significa contratar profesionistas que serán felices en el trabajo, además de disminuir las rotaciones de personal.

Al adoptar esa mentalidad con base en el estilo de la empresa, conseguirás adecuar no solo tu currículum, también toda la comunicación para mostrar que realmente combinas con ese lugar. Por ejemplo, si quieres trabajar en una startup, es probable que un currículum “cuadrado” no sea tan atractivo.

Comienza a construir tu CV

Ahora que ya reflexionaste sobre el sector y el estilo de la empresa en la cual pretendes postularte, puedes comenzar con la construcción de tu currículum. Una vez más, las reflexiones que haces sirven para señalar los puntos clave de la construcción del documento.

Aquí entran los clásicos consejos para hacer cualquier currículum:

  • Agrega tu información personal, como nombre completo y el lugar en el que vives.
  • Incluye y destaca el cargo que buscas o el área en la que actúas.
  • Tus experiencias profesionales deben estar colocadas en orden cronológico de la más reciente a la más antigua. No olvides colocar las fechas de entrada y salida de la empresa.
  • Enfócate en los resultados cuando describas tus actividades en las empresas donde trabajaste. Tu experiencia será mucho más valiosa cuando es analizada sobre ese punto de vista.
  • Tus experiencias académicas también deben estar clasificadas en orden cronológico de la misma manera que las profesionales. Si no has pasado por muchas empresas y estás iniciando tu vida laboral, puede ser interesante incluir una descripción sobre el enfoque de tu carrera. Por ejemplo, hay cursos de Administración que están más enfocados en Marketing. Deja eso en claro si tiene relevancia para la vacante que quieres.
  • No olvides incluir las habilidades que te destaquen para esa vacante. ¡Idiomas y cosas que aprendiste en cursos extracurriculares también poseen mucho valor!

Descubre cuáles son tus palabras clave

Además de facilitar la lectura del reclutador cuando revise tu información, incluir palabras clave, que reflejen el profesional que eres, puede destacarte en procesos selectivos que cuentan con la ayuda de inteligencia artificial en la fase de selección de CVs.

Muchas empresas están utilizando softwares capaces de realizar un primer análisis de los CVs para evaluar si el perfil del candidato es compatible o no con esa vacante. Después de esa etapa automatizada empieza el trabajo humano de consolidar la información. Para que la inteligencia artificial funcione, el reclutador selecciona cuáles son los criterios necesarios para la oportunidad en diversos aspectos, como educación, habilidades y también palabras clave que deben estar en el documento.

Aunque la empresa contratante no utilice esa tecnología, incluir palabras que muestren cuáles son tus especialidades es importante para la lectura dinámica que el reclutador hará al entrar en contacto con tu CV.

El proceso de definir cuáles son tus palabras clave consiste en pensar cuáles funciones desempeñas mejor en tu trabajo o aquellas que resuman lo que haces. Por ejemplo, para el área comercial, podrías incluir “prospección”, “manejo de cuentas”, “hunter”, “SDR” y otras.

Tus palabras clave también deben contener algunas de tus habilidades más técnicas o conocimientos específicos: en el caso de un desarrollador de software, puede ser estratégico incluir los lenguajes de programación que domina. Si tu trabajo depende de un programa en especifico, también puede ser bueno destacarlo en tu pequeña nube de palabras.

Solo ten cuidado de no llenar tu CV con tags: piensa en los más importantes y en aquellos que tienen sentido con la vacante. El número ideal dependerá del formato de tu documento y cómo los acomodarás, pero intenta no sobrepasar el numero de cinco palabras clave.

Observa los puntos que siempre deben ser adaptados

Nadie dijo que tener un currículum poderoso sería fácil. Ahora que ya sabes cómo construir uno que tenga tu esencia y combine con el área en la que actúas y el estilo de la empresa deseada, es hora de pensar en adaptaciones.

Cada vacante posee diferentes requerimientos: puede ser que el reclutador de la empresa X busque una persona que tenga habilidades en la escritura, pero la compañía Y quiere una persona que domine mejor el lenguaje visual.

Observa en tu CV cuáles son los puntos que pueden ser adaptados rápidamente para cada oportunidad. Puede parecer extraño, pero destacar cierta habilidad o actividad ejercida en una experiencia laboral puede hacer que brillen los ojos del reclutador.

Los puntos más comunes para adaptar normalmente son las habilidades, descripción de experiencia, objetivos profesionales, actividades en empresas anteriores y trabajos extras (como voluntariados y pasatiempos).

Revisa todo el texto

Antes de entregar tu currículum terminado, haz una revisión minuciosa de todo el documento. Verifica desde la gramática hasta si la forma que usaste tiene relación con tu área de actuación. No te olvides de considerar el estilo de la empresa donde quieres trabajar.

Pide la opinión de compañeros de tu sector

Siempre es bueno tener la opinión de otras personas antes de empezar a distribuir tu currículum, especialmente si es alguien que actúa en el mismo sector que tú y puede avisarte, por ejemplo, si es muy osado para tu área. Todavía es mejor si los comentarios son de compañeros que ocupan cargos de gestión.

Analiza el desempeño del currículum

Al finalizar todo este proceso tendrás una versión final de tu currículum. Ahora solo debes enviar tu solicitud para las vacantes de tu interés y esperar las retroalimentaciones.

Pero la cosa no acaba ahí: usa el desempeño de tu currículum como medida para realizar una mejoría continua del documento. Si no eres invitado a muchas entrevistas, aunque tengas un perfil adecuado para las vacantes, es muy probable que exista algún problema en tu CV o en cualquier otro documento que estás enviado al inicio del proceso selectivo (por ejemplo, como una carta de presentación).


Te deseamos éxito en tu búsqueda de trabajo. Continua revisando nuestro blog para leer más sobre cómo conseguir la oportunidad ideal, construir buenas relaciones laborales y manejar tu carrera. 😉

Comments

comentarios

Share.